que es el pensamiento creativo

El pensamiento creativo y el origen de las grandes ideas

Todos desde niños hemos conocido a personas con un don especial para generar ideas. Es evidente que existen creativos natos, pero la buena noticia es que el pensamiento creativo puede cultivarse. Si conocemos sus raíces, las conexiones mentales que estimulan la creatividad, es posible forzar a nuestro cerebro a «pensar fuera de la caja» («Think outiside the box»).

Aunque el propósito de la creatividad es construir, dar forma a ideas novedosas y sorprendentes, el primer paso para hacerlo no consiste en hacer sino en mirar. La creatividad es, ante todo, la habilidad de observar el mundo con una mirada diferente, alejada de la lógica, los prejuicios y de todo convencionalismo. Es la mirada de un niño con todo por descubrir que una vez tuvimos.

«El verdadero descubrimiento no consiste en encontrar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos». Marcel Proust.

El objetivo de este artículo es profundizar en el origen del pensamiento creativo y aportarte claves para que, cada día, puedas potenciar tu músculo creativo. ¿Listo para viajar al «mundo de las ideas»?

Creatividad ≠ Imaginación ≠ Innovación

● La etimología de la palabra ‘creatividad’ remite al verbo ‘crear’. He ahí la diferencia principal entre imaginación y creatividad. La imaginación no tiene límites: en nuestra mente podemos ‘imaginar’ cualquier cosa, desde un unicornio gobernando el imperio romano hasta un parque de atracciones en el anillo de Saturno. La creatividad, en cambio, sí tiene límites, puesto que implica bajar a la tierra nuestras ideas para materializarlas y convertirlas en algo real, tangible.

● Por otra parte, la creatividad es el motor de la innovación: sin creatividad no hay innovación. Sin embargo, esta última va mucho más allá al impactar de manera positiva tanto en las personas, como en el negocio. De modo que el business es lo que marca la frontera entre creatividad e innovación.

La innovación puede ser mayor o menor dependiendo del grado de creatividad que tengamos al desarrollar la solución a un reto o problema. Por ejemplo: si un diseñador tuviera que crear una silla tendría dos caminos para hacerlo:

1/ Podría revisar los diferentes tipos de sillas que hay en el mercado y crear su propia versión, introduciendo alguna mejora. En este caso, hablamos de «ideas en dirección».

2/ «Ideas de intersección»: ¿qué pasaría si en lugar de observar las sillas que ya existen, el diseñador pusiera el foco en el desafío: ofrecer una solución de asiento, y observara la forma en que las personas se sientan al realizar diferentes actividades? Probablemente, el resultado sería algo completamente nuevo.

Si tienes curiosidad por saber más sobre la innovación, te interesará nuestro post sobre las diferencias entre innovación incremental e innovación disruptiva.

que es pensar fuera de la caja

¿Qué es una idea?: Origen y paralelismos

Una idea no es más que la unión de varios elementos, aparentemente inconexos, grabados en nuestra mente. La fuente de la creatividad reside en nuestro cerebro que, a lo largo de la vida, atesora millones de estímulos y registros. La película de Pixar, «Del revés» («Inside Out», 2015) es un ejemplo sublime de cómo funciona el proceso.

Las personas creativas tienen un talento y agilidad especial para crear ese tipo de conexiones mentales que no tienen una relación obvia entre sí. Piensa en gente que conozcas que destaque por su ingenio creativo y verás como comparten alguna o todas estas características:

Tienen un gran sentido del humor.

→  Son muy buenos argumentando.

→ Suelen tener una gran cultura general y son curiosos por naturaleza.

→ Tienen don de gentes y les gusta moverse en ambientes variados.

Apuesto a que has asentido con la cabeza en la mayoría de los puntos. Pero, ¿por qué estás y no otras son las características que identifican de forma más singular a las personas creativas? Porque todas ellas tienen que ver con las asociaciones mentales. Te lo demuestro a continuación:

Una idea es como una broma. Si la idea surge al conectar un elemento A con un elemento B, ocurre exactamente lo mismo con una broma. Cuando alguien tiene un golpe de humor, «interrumpe» una conversación que giraba en torno a un tema determinado para introducir una conexión externa que, sin embargo, dentro de ese contexto, adquiere sentido y genera la carcajada.

→  El proceso creativo se parece mucho a una discusión. Cuando argumentamos llevamos a la conversación asociaciones entre temas dispares que reafirman nuestra postura. El que es más ágil haciéndolo juega con una ventaja considerable y, para las personas creativas, establecer ese tipo de conexiones forma parte de su lógica de pensamiento.

→  Las personas cultas guardan en su cerebro gran cantidad de referencias. Cuanta más materia prima tengamos en nuestra «base de datos», más ricas serán nuestras ideas y más probabilidades tendremos de generarlas. Obvio, ¿no? A su vez, la gente creativa tiene una curiosidad innata que les acompaña toda la vida. Se preguntan el por qué de las cosas y se cuestionan el statu quo: en lugar de creer en las «verdades universales», piensan cómo podrían ser diferentes.

→  Relacionarnos con gente diversa y transitar en ambientes variados nos empuja a pensar diferente. Si nos movemos en un mundo muy endogámico nuestras influencias quedarán limitadas a aquellos que viven y piensan de forma similar a nosotros. Sin embargo, si fomentamos círculos de relaciones con personas que tienen backgrounds dispares, estaremos dando alas a nuestra mente para crecer.

El escritor Frans Johansson abordó el poder de la mezcolanza cultural para la creatividad en su obra «El efecto Médici» (2007). El autor explica cómo Florencia se convirtió en la cuna del Renacimiento gracias al ecosistema de influencias que la familia Médici fomentó en la ciudad al reunir a artistas muy diversos que empezaron a relacionarse entre sí.

que es el pensamiento lateral

El pensamiento divergente o cómo dar rienda suelta a tus ideas

En 1951, el psicólogo norteamericano Joy Paul Guilford, fue pionero en hablar del «pensamiento divergente» como el camino hacia la creatividad. Años más tarde, Edward De Bono desarrolló el concepto del «pensamiento lateral». Es posible que hayas escuchado ambos términos como sinónimos y, aunque hay ciertos matices que los diferencian, lo cierto es que son primos-hermanos.

Tanto Guildford como De Bono explicaron que nuestra mente se va educando progresivamente para pensar de forma racional, lógica. Tomamos decisiones basándonos en caminos que otros o nosotros mismos ya han transitado antes, cuya eficacia ha sido probada. No buscamos «adentrarnos en el bosque», buscamos certezas y llegar a la única respuesta posible para cada problema. Por eso, a medida que crecemos vamos perdiendo «la mirada del niño» que nos conectaba con nuestro yo más creativo.

El pensamiento divergente propone el camino opuesto. En lugar de enfocarnos en una única solución, la clave aquí es generar muchas ideas para dar rienda suelta a la creatividad, sin entrar a valorar si son buenas, malas o regulares. El juicio queda aparcado: lo importante es despojarnos de los filtros con los que nos limitamos a nosotros mismos y perder el miedo a las ideas locas. Son ésas ideas las que nos van a permitir crear soluciones disruptivas y encontrar un camino realmente nuevo.

Fomentar el pensamiento divergente o lateral no significa dejar a un lado el pensamiento racional en la búsqueda de nuevas ideas o conceptos. De hecho, en los procesos de creatividad e innovación se trabaja en dos fases. En la primera, orientada a la generación de ideas, se opera desde el pensamiento divergente; y en la segunda, que tiene como objetivo seleccionar las mejores propuestas, el que gobierna es el «pensamiento convergente». Como verás, el orden de factores altera el producto…

8 consejos para generar ideas creativas

1/ Empieza a cuestionar las «verdades universales» y acostúmbrate a vivir en el «por qué».

2/ No dejes de pensar en la solución a problema con la primera idea que llegue a tu mente ya que, casi siempre, será la más obvia.

3/  No te limites: la mentalidad del «siempre se ha hecho así» o «así fue como me enseñaron» cierra la puerta a la creatividad.

3/ Silencia al censor que llevas dentro. En el listado de frases matadoras para la creatividad aparecen estas viejas conocidas: «no es viable», «ya se ha hecho antes», «la idea es mala», «es una locura», «no hay medios para llevarla a cabo», «no se va a entender», bla bla bla… Las personas casi siempre somos nuestro peor enemigo y nos repetimos constantemente ese tipo de frases. O lo que es peor: se las decimos a alguien que está compartiendo con nosotros una idea.

4/ Pierde el miedo a ser juzgado o a que te roben una idea. Puede que se te ocurran cosas geniales pero si se quedan en tu cabeza de poco te servirá.

5/ Sal de tu zona de confort y fomenta los contrastes: modifica tu rutina diaria (la creatividad aflora cuando rompemos el guión), viaja todo lo que puedas y descubre nuevos lugares, busca puntos de vista opuestos o contradictorios, consume contenidos que no sean de tu elección habitual: música, cine, literatura… En definitiva: abre tu mente y tu día a día a lo desconocido.

que es el pensamiento divergente

6/ Ponte en acción: realiza actividades que demanden creatividad, como escribir o dibujar. No importa que seas del «club de los garabatos» o que nunca hayas escrito ficción, lo importante es poner en On el hemisferio creativo y está demostrado que el pensamiento visual y el storytelling son grandes detonadores.

7/ Descubre mecánicas de generación de ideas: desde el brainstorming a otras técnicas menos conocidas como el Scamper, las conexiones visuales o los mapas mentales. Sea cual sea el proceso que elijas, te recomendamos trabajar en equipo. Como explica Steven Johnson en su libro «Where Good Ideas Come From» (2011), las mejores ideas suelen ser el resultado de dinámicas grupales de cocreación en las que lo importante no es quien lo dijo antes, sino como la propuesta se hizo memorable gracias a la aportación del resto.

8/ Por último: date tiempo. Las buenas ideas se cocinan a fuego lento, no en el microondas. Desde que empezamos a dar vueltas a una solución creativa nuestro cerebro no deja de trabajar. Incluso cuando dormimos o estamos realizando una actividad diferente, nuestras neuronas siguen haciendo conexiones en segundo plano. Seguro que más de una vez, «la gran idea» te ha venido en mitad de la noche, nada más despertarte, mientras corrías o hacías un bacalao al pil pil. Al parecer, Arquímides salió gritando de la bañera «¡Eureka!, ¡Eureka!» porque fue ahí donde «se le apareció» la solución a un desafió científico en el que estaba inmerso. Como verás, es bueno salir del bucle creativo y tomarse un respiro para que sea la inspiración quien te encuentre a ti. Eso sí, cuando llegue el «Eureka!», no confíes en tu memoria y anótalo.

Conclusiones

El pensamiento creativo está al alcance de todos. Quizá algunas personas son superdotadas del «mundo de las ideas», pero todos podemos ser más creativos. La paradoja es que, para avanzar en esa dirección, tenemos que retroceder sobre nuestros pasos y desaprender viejas costumbres. Conforme vamos creciendo, la lógica se superpone a la fantasía y, como resultado, vamos perdiendo la «mirada del niño». Pasamos de ser un lienzo por pintar a convertirnos en un paisaje realista lleno de respuestas. Quizá todos fuimos una vez genios creativos, solo que unos tuvieron más facilidad para olvidar o, dependiendo de cómo se mire, para aprender.

Lo primero que tienes que cuestionarte en tu camino hacia la creatividad es la idea de que no eres creativo. Para empezar porque probablemente no sea tuya sino de otro, pero en algún momento te lo acabaste creyendo. El objetivo de potenciar tu pensamiento creativo no es ser el mejor ni demostrar nada a nadie. Abrazar la creatividad significa entrar en contacto con una parte de tu persona que, aunque no lo creas, siempre ha estado ahí.

Lucía Salvador
luciasalvest@gmail.com

Copywriter, storyteller y practicante de la teología del marketing online. Soy una astronauta de la galaxia digital sin fecha de regreso.

No hay comentarios

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestra newsletter

Contenido VIP sobre branding, diseño y marketing digital pensado por y para ti. Tendrás noticias nuestras una vez al mes.

No more and no less.

agencia de marketing valladolid

¿Podemos ayudarte?

Tal vez te interese alguno de nuestros servicios. Si tienes alguna idea o proyecto en mente, adelante...

Escríbenos.

servicios agencia publicidad